acens formacion de Telefónica

Sass

CSS te permite hacer cosas espectaculares, dar forma, color, tamaño, hacer transiciones, etc., pero el problema es que el código no está ordenado y es difícil de mantener. Ahí es donde nacen los preprocesadores CSS como Sass, cuya principal característica es la de poder anidar elementos uno dentro de otro. Esto nos permitirá tener una jerarquía de elementos y disponer el código de forma mucho más ordenada y fácil de gestionar.